El camcorder FS7 II graba en 4K HDR dentro de la cueva más grande del mundo

«Nuestro objetivo era reproducir fielmente lo que experimentamos… el rango dinámico amplio y la función S-Log del FS7 II eran exactamente lo que necesitábamos».

Loading video...

La cueva Sơn Đoòng de Vietnam es la más grande del mundo, con una longitud de más de 5 km, una anchura de 150 m y una altura de 200 m en su punto más alto, capaz de alojar dos veces la Estatua de la Libertad. Se calcula que tiene una antigüedad de entre 2 y 5 millones de años, tiene un río subterráneo con un caudal rápido y se hizo conocida internacionalmente en 2009. Es el tema perfecto para la serie de documentales en 4K de WOWOW Inc, con emisión experimental en 8K. Para el documental, la primera opción para la producción fue el camcorder FS7 II Super 35. Capaz de grabar 4K de alta calidad en formato 23.98p cinematográfico, el FS7 II es también lo suficientemente resistente para soportar las condiciones más duras y cuenta con un diseño ergonómico ideal para grabar en terrenos irregulares. Junto con el FS7 II, se utilizó una α7S II para capturar en entornos con muy poca luz. Hablamos con el director de producción Sota Koshino y el operador de cámara Masahiro Hariu sobre sus impresiones del FS7 II.

Pensé que una cámara como la FS7 II, capaz de grabar tanto cine como documentales gracias a su excepcional flexibilidad, era la mejor opción.

Una oportunidad conseguida después de 7 largos años

Koshino: Las ubicaciones seleccionadas para esta colaboración con WOWOW son principalmente aquellas que nunca se han grabado en una película. Nuestro objetivo es retratar esos lugares utilizando equipos de vanguardia y en cada episodio los protagonistas son realmente los miembros del equipo de grabación. El objetivo de nuestro primero documental fue reproducir la famosa frase «la Tierra es azul». Para hacerlo, visitamos la NASA en Florida y volamos en cazas de combate hasta la estratosfera. Y como la última vez habíamos subido, parecía razonable bajar y grabar una cueva. Supe de la cueva Sơn Đoòng por primera vez en 2010. Me impresionó y empecé a hablar con nuestro guionista sobre grabar allí. Nos llevó 7 años, pero por fin pudimos cumplir ese sueño con un equipo de 70 personas en marzo de 2017.

Condiciones de grabación adversas

Koshino: La entrada de la cueva Sơn Đoòng es una gran cavidad vertical que se asemeja a una chimenea gigante de aproximadamente 70 m de profundidad, por la que sale una gran cantidad de vapor de la cueva, junto con un viento frío. El equipo tuvo que descender por esta chimenea en total oscuridad y luego enfrentarse a una caminata de unos 10 km para llegar al final del sistema de cuevas y volver. El rodaje nos llevó un total de 10 días, incluidos los preparativos, y acampamos dentro de la cueva durante cuatro días para grabar suficiente material para el documental.

Koshino: También teníamos que tener mucho cuidado con dónde nos quedábamos, ya que debido a la conservación de la naturaleza allí hay muchas zonas restringidas. Por suerte, el personal vietnamita local que contratamos estaba familiarizado con ello y acostumbrado a transportar equipos en este tipo de entornos. El transporte del equipo se dividió entre cuatro personas; cada persona llevaba equipos que incluían trípodes, objetivos, cámaras y baterías.

Elección de una cámara para condiciones difíciles

Koshino: La diferencia de humedad y temperatura fue un problema importante dentro de la cueva. La humedad dentro de la cueva era de entre el 90 % y el 100 % en todo momento.

Hariu: Habíamos preparado varios métodos para mantener el equipo seco antes de salir, pero después de estar en la cueva 4 días todo estaba empapado. Llevamos incluso ventiladores con pilas fabricados a mano que pensamos que mantendrían secos los objetivos y las cámaras, pero no funcionaron como esperábamos. Al final, decidimos dejarlo todo abierto y permitir que los objetivos se aclimataran al entorno. Si el aire del exterior y la presión cambian drásticamente, todos los objetivos se ven sometidos a condensación. Si ocurre esto, tenemos que calentar los objetivos durante aproximadamente 20 minutos, por lo que decidimos dejarlos expuestos al aire exterior.

Koshino: Elegimos los equipos en función de si podían soportar este tipo de entorno adverso. El terreno del suelo de la ubicación era horrible y apenas había alguna zona nivelada, por lo que la ergonomía y solidez de la cámara eran tan importantes como la calidad de imagen. Al final, el FS7 II fue la opción ideal.

Resistencia y fiabilidad

Koshino: Al grabar proyectos como este que requieren 4K u 8K, las cámaras de cine son normalmente la opción perfecta, pero al grabar documentales, necesitamos cámaras ligeras con gran maniobrabilidad. Teniendo esto en cuenta, nuestra elección inmediata fue el FS7 II. La razón fue que habíamos llevado el PXW-FS7 como cámara de mano cuando fuimos a la estratosfera en nuestro proyecto anterior. Al entrar en la estratosfera en un caza de combate, la fuerza g es de aproximadamente 5 o 6 G. En estas circunstancias, los sensores de las cámaras de consumo funcionaban mal, pero con el FS7 no hubo problemas. Su resistencia y estabilidad en condiciones difíciles hacían que fuera extremadamente fiable. En realidad estuve en el caza grabando desde mi punto de vista con el FS7 y filmé en formato RAW con un objetivo gran angular fijando el PMW-F55 al salpicadero. Debido a que el tiempo real disponible para grabar en la estratosfera era de entre solo 5 y 10 minutos, elegimos una cámara con un rendimiento perfecto que se adaptara a los requisitos de calidad de grabación dentro del límite de tiempo. Y esa cámara fue el FS7. Por eso cuando nos enfrentamos a otra grabación complicada, el FS7 II fue la elección obvia.

Una mezcla de alta portabilidad y estilo cinematográfico

Koshino: En comparación con otras cámaras, el FS7 II está bien equilibrado y es fácil de manejar cuando se utiliza a mano o con su brazo telescópico. Creo que la cámara está muy bien diseñada para diferentes aplicaciones y distintos usuarios. Esto quedó patente en esta grabación en la que el terreno que pisábamos era con frecuencia muy malo y teníamos que reaccionar con mucha rapidez para conseguir una toma breve. Si hubiéramos utilizado una cámara de cine, nos habríamos perdido algunos momentos fantásticos, ya que la mayoría del tiempo lo habríamos perdido en la preparación. Con el FS7 II, pudimos grabar una gran cantidad de material excelente que nos ofreció multitud de buenas opciones durante la edición. Puedo afirmar con sinceridad que me sentí feliz de tener el FS7 II. Además, gracias al tamaño del sensor, pudimos conseguir un estilo cinematográfico perfecto.

Hariu: Me gusta especialmente el filtro de densidad neutra variable electrónico del FS7 II, que te permite cambiar por pasos el brillo manteniendo fijo el valor de apertura. Al grabar documentales, puede ser muy complicado utilizar filtros y una matte box, así que fue un alivio poder evitarlo gracias al FS7 II.

Koshino: Durante este proyecto, no teníamos mucho tiempo para configurar la cámara debido al entorno. En muchas ocasiones teníamos que llegar a la siguiente ubicación antes de que se pusiera el sol o a una hora determinada. Además, no había demasiadas zonas en las que pudiéramos colocar el trípode dentro de la cueva. Y por si fuera poco, en la mayoría de ubicaciones estaba demasiado oscuro para ver y había una ubicación que estaba justo al lado de un acantilado de 50 m. En estas circunstancias, pensé que una cámara como la FS7 II, capaz de grabar tanto cine como documentales gracias a su excepcional flexibilidad, era la mejor opción.

Los beneficios del formato XAVC

Koshino: Una de las principales ventajas del formato XAVC es que nos permitió grabar durante periodos prolongados manteniendo la calidad. Otra ventaja es que permite grabar con claridad incluso en entornos oscuros y con baja sensibilidad gracias a la función S-Log. Por supuesto, esto nos ayudó en nuestro documental, pero también creamos contenido de demostración en 8K utilizando las imágenes 4K grabadas con el FS7 II adaptadas a 8K. La diferencia es detectable si se observa de cerca, aunque creo que la calidad de imagen no es muy inferior a la del material en 8K cuando se utiliza en combinación. Al inspeccionar el material del FS7 II con nuestro técnico jefe, con frecuencia observábamos que las imágenes eran lo suficientemente buenas.

Cómo reproducir fielmente las imágenes tal y como las percibe el ojo

Koshino: Nuestro objetivo principal era reproducir fielmente lo que veíamos con los ojos. La ubicación de rodaje tenía poca luz, por lo que filmamos con una sensibilidad base de ISO2000 utilizando S-Log3.

Hariu: Cuando utilizamos más de una cámara, intentamos equilibrar el tono incluso si la gama era diferente. Pero, debido a que es imposible hacer que los colores coincidan al 100 %, aceptamos el contenido tal cual, realizando ajustes hasta cierto grado sobre el terreno para sacar el máximo partido a la cámara que llevábamos.

Koshino: Grabamos a 23.98p, así que también tuvimos en cuenta una LUT cinematográfica, y experimentamos para que la imagen fuera más vívida, aunque al tratarse de un documental volvimos a un aspecto más natural. Nuestro objetivo era reproducir fielmente la sensación de las luces y los colores reales que experimentamos en ese entorno. En estas circunstancias, el rango dinámico amplio y la función S-Log del FS7 II eran exactamente los que necesitábamos. Incluso aunque había segmentos que excedían el rango dinámico de la cámara, los aceptamos ya que parecían realmente como si se vieran a través de los ojos. Como queríamos reproducir fielmente lo que veíamos, no tuvimos ningún problema con ellos. Creo que la FS7 II, con su excelente calidad de imagen y su facilidad de uso ergonómica, era la cámara perfecta para grabar dentro del complicado entorno de la cueva de Sơn Đoòng.