La historia detrás de «EL REY», una película de boxeo

El editor de SonyCine y cineasta Jeff Berlin revela detalles detrás de las cámaras de su rodaje con los modelos FX3 y FX6

Loading video...

«EL REY» es un corto filmado por los cineastas Jeff Berlin, un artesano de la imagen de Sony y Adam Feuerman. Se rodó con cámaras de cine FX3 y FX6, objetivos G Master y los nuevos objetivos con zoom C 16-35 FE de Sony.

Llevaba tiempo queriendo rodar una película de boxeo, pero no fue hasta que contacté con Javier Zinzun Jr., un agente de púgiles, que encontré el tema adecuado y el mensaje que quería transmitir: el de la dedicación, la ética del trabajo y la humildad.

Lázaro Lorenzana es un boxeador en auge con un poderoso gancho que entrena duro. Láz y su padre Rubén viven en San Diego, California, y casi todas las tardes cruzan la frontera con Tijuana, México, para que Láz pueda entrenar con su mentor, «Drift» Cortés.

Para «EL REY», mi amigo y compañero de dirección de fotografía Adam Feuerman y yo viajamos varias veces con Láz y Rubén en su travesía diaria a Tijuana.

Como éramos un equipo tan reducido, solo Adam y yo, salvo el día de rodaje en el Maywood Boxing Club de Los Ángeles, nuestro objetivo también era usar un equipo sencillo y mínimo. Tanto la FX3 como la FX6 nos permitieron trabajar de forma discreta en el gimnasio y en las calles de Tijuana.

Aunque Sony no publica oficialmente valores ISO de base doble para la FX3, que utilizamos casi exclusivamente en Tijuana, se sabe que tanto ISO 640 como 12800 son los valores de S-Log3, y nos limitamos a esos por norma general en función de las condiciones. Lo grabamos todo con la FX3 configurada en XAVC S-I y la FX6 en XAVC-I, y en S- Log3/SGamut3.cine con ambas grabando un archivo en 4K 4:2:2 de 10 bits a 24p, excepto la escena de la pelea, que se grabó a 30p para darle una sensación más televisiva.

En posproducción, mejoramos el aspecto de televisión del metraje de la pelea añadiendo algo de grano y textura, mejorando aún más los brillos altos y procesando esa secuencia en 4:3 en la edición final para que se pareciese más a las retransmisiones deportivas de los 70. El resto de la película tiene una relación de aspecto de 2.0:1. Editamos en Final Cut Pro y el color se finalizó en DaVinci Resolve en Technicolor, con nuestro colorista, S. P. Arkle.

Camarógrafo con ILME-FX6 en un ring de boxeo con dos púgiles

Uno de los objetivos que más nos gustó fue el nuevo objetivo de cine FE C 16-35 T3.1 de Sony. Lo teníamos a mano para el día de rodaje en Los Ángeles, donde grabamos algunas de las tomas interiores más elegantes de la película, creando una atmósfera con tonos fluorescentes de azul y verde en el gimnasio.

Decisiones de producción

Por supuesto, la FX3 y la FX6 también exportan un archivo RAW de 16 bits a un Atomos Ninja V o un Shogun 7, que grabará ese archivo como ProRes RAW de 12 bits. Sin embargo, la grabación en RAW también habría aumentado el tamaño y la complejidad de nuestro equipo, lo que habría aumentado el consumo de energía y la complejidad del flujo de trabajo de posproducción, por lo que decidimos no seguir ese camino. Adam, S. P. Arkle y yo estamos muy impresionados y satisfechos con lo que hemos logrado grabar internamente. Creemos que el códec interno de 10 bits y 4:2:2 que usamos para grabar tiene un aspecto fantástico.

Uno de los objetivos que más nos gustó fue el nuevo objetivo de cine FE C 16-35 T3.1 de Sony. Lo teníamos a mano para el día de rodaje en Los Ángeles, donde grabamos algunas de las tomas interiores más elegantes de la película, creando una atmósfera con tonos fluorescentes de azul y verde en el gimnasio. Ese objetivo, combinado con una Wooden Camera Zip Box Pro y los filtros Tiffen Black Diffusion/FX and Soft/FX que usamos para todo el proceso de captura, ayudó en gran medida a que el metraje de ese día quedara exactamente como lo habíamos imaginado.

En los últimos años he sentido como se va viendo una verdadera democratización en la realización de cine, donde las herramientas necesarias para hacer películas con imágenes impresionantes se están volviendo cada vez más asequibles y accesibles. Los cámaras FX3 y FX6 encajan perfectamente en esta categoría de herramientas asequibles que ayudan a los cineastas a materializar su visión creativa sin compromisos.